Saltar al contenido
HermanoPerro

SARNA EN PERROS. DIAGNÓSTICO Y PREVENCIÓN

sarna en perros

La sarna en perros es una enfermedad de la piel más común de lo que puedas imaginar que puede afectar a los perros y otros animales, pero también al hombre y es sumamente contagiosa (sobre todo la producida por el arador de la sarna). Si sospechas que tu perro pueda tener sarna debes acudir cuanto antes a un veterinario para que la enfermedad se solucione y tu perro no sea una fuente de transmisión.

Sarna en perros. Diagnóstico y Prevención

La sarna en perros es producida por ácaros  que viven en la piel y el pelo del animal. Los ácaros son ectoparásito  diminutos de la familia de las arañas. Están catalogadas más de 50.000 especies y pueden parasitar a infinidad de animales y plantas.

Estos parásitos  habitan en el exterior de los organismos vivos y son los responsables de infinidad de enfermedades. Las más conocidas en nuestro entorno son,  probablemente, las alergias nasales y asmas en humanos (los ácaros son responsables de entre el 10 y 15% de estas patologías), y en el caso que nos ocupa  los ácaros son los responsables  de la sarna en perros.

A continuación haremos un repaso de los tipos de sarna en perros más frecuentes, haciendo más hincapié en la más frecuente y más contagiosa para los humanos, la escabiosis.

Tipos de sarna en perros

1) Sarna sarcóptica o escabiosis:

Esta enfermedad de la piel es causada por el ácaro parásito sarcoptes scabiei, conocido comúnmente como arador de la sarna. Este ácaro tiene 8 patas y mide aproximadamente 400 micras (esto en el caso de las hembras, los machos, la mitad).

Sus huéspedes más habituales son los mamíferos, los perros en nuestro caso, pero también otros como gatos y humanos, que le sirven de huésped. Este ácaro no puede vivir más de 3 o 4 días fuera del huésped y se transmite, normalmente, por contacto directo de perro a perro (o de perro a otro animal como gatos o seres humanos y viceversa), pero también por contacto con ropa tollas o ropa infestada.

La reproducción de los ácaros, una vez infectado el animal, se produce en la piel, y después de la cúpula el macho muere y la hembra se introduce en la piel, escavando túneles y segregando toxinas que producen reacciones alérgicas. La hembra pone a razón de 2 0 3 huevos al día durante, hasta un total de 25 a 50, para a las 5 o 6 semanas morir.

Las larvas, después de salir de los huevos se dirigen hacia el exterior de la piel, pasando en primer lugar al estado de ninfa (en 4 o 8 días) y seguidamente a su forma adulta (12 a 15 días). Los adultos y las ninfas son los contagiosos.

2) Sarna demodécica, Demodicosis o sarna roja:

A diferencia de la anterior este tipo de sarna en perros no es contagiosa pera el ser humano. El ácaro que la produce es el demodex canis. Tiene forma de cigarro puro con 8 patas. No excava galerías sino que vive en los folículos pilosos (zona donde nace el pelo)  y glándulas sebáceas (producen la grasa que lubrifica y protege la piel).

El parásito se encuentra habitualmente en la piel de las madres portadoras o enfermas, y se transmite de madre a hijo en el momento del parto o en los primero días de la lactancia del cachorro.

Este es el único periodo en el que el ácaro responsable de este tipo de sarna en perros se transmite. Aunque se puede dar en otras edades, lo habitual es que afecte a cachorros y estos no lo transmitirán ni a otro pero ni a las personas. La enfermedad se desarrolla cuando el ácaro demodex canis se reproduce excesivamente, situación que se puede dar cuando disminuyen las defensas del animal como consecuencia de diversa situaciones o enfermedades, como falta de higiene,  estrés, desnutrición, enfermedades infecciosas, hipotiroidismo o cáncer.

La sarna roja puede manifestarse en dos formas diferentes:

  • Sarna demodécica localizada: Las lesiones que produce son de carácter leve, aparecen zonas sin pelo en cabeza, cara y patas anteriores. Con la correcta higiene y alimentación el pelo se puede recuperar de forma espontánea. Si la situación se prolonga en el tiempo o las zonas afectadas aumentan hay que acudir al veterinario.
  • Sarna demodécica generalizada: Desde el comienzo del proceso aparecen muchas zonas sin pelo. Es frecuente que sobre las zonas afectadas se produzcan infecciones bacterianas que complican el pronóstico.

3) Sarna pneumonyssoides: Es poco frecuente y no suele ser grave. La produce el ácaro pneunonyssoides caninum. Normalmente afecta al interior de las fosas nasales pero también se puede observar en su exterior. Afecta a perros pero también puede afectar a gatos y otros carnívoros. No suele ser grave, pero en algunos casos pueden aparecer hemorragias nasales, estornudos y aumento de las secreciones por la nariz.

4) Otros tipos de sarna en perros:

 Son la sarna cheyletiella y la sarna otodéctica. Ambas son más frecuentes en gatos.

Sarna en perros, síntomas más frecuentes

La sarna en perros se identifica en mucha ocasiones con relativa facilidad, pero otras veces nos puede pasar desapercibida y solo el veterinario nos dará la certeza. Hay signo que pueden variar de un tipo de sarna a otro, pero algunos son bastante constantes y comunes. En el caso de sarna en perros relacionada con disminución de las defensas, hay que tener en cuenta los síntomas de las enfermedades que ocasionan esta inmunodeficiencia.

Los síntomas más frecuente de la sarna en perros son:

  • Picor en la zona afectada: Suela ser lo primero que llama la atención, antes que aparezcan signos evidentes en la piel. Los ácaros que producen la sarna en perros hacen que el animal esté molesto en las zonas por donde está el parásito, le pica y se rasca con mucha frecuencia, sin parar y en cualquier momento, parándose continuamente cuando va andando al objeto de intentar aliviar la picazón.
  • Pérdida de pelo: La sarna en perros provoca calvas en el pelaje del animal, que pueden comenzar en distintas partes de su cuerpo y que según avanza la enfermedad van aumentando de tamaño y extendiéndose a otros lugares.
  • Lesiones en la piel: Si el proceso no se trata adecuadamente la sarna en perros producen lesiones en la piel, que como consecuencia del rascado constante del animal se agravan, produciéndose rasguños y arañazos. Pueden aparecer costras y llagas más evidentes en las zonas sin pelo. Es una fase delicada en la evolución de la sarna en perros, pues las heridas producidas pueden ser infectadas por bacterias y agravar la enfermedad.
  • Erupciones en la piel: Si se observan manchas rojas en la piel es señal de que tu perro puede tener sarna.
  • Falta de apetito: el perro se encuentra desganado, nervioso, apático y sin ganas de alimentarse. Se encuentra muy molesto por la acción de los ácaros.
  • Pérdida de peso: Consecuencia de lo anterior.
  • Mal olor de la piel: Es signo de que la enfermedad está muy avanzada. Se percibe un olor a rancio producido por el deterioro de la piel del animal. No se debiera llegar a este punto, el veterinario hace tiempo que tendría que haber actuado.
  • Engrosamiento de la piel y formación de costras: Se producen en estados avanzados de la enfermedad.

Se debe acudir al veterinario con los primeros síntomas de la sarna en perros, cuando notemos que el perro se rasca sin motivo aparente, empiece a caérsele el pelo y aparezcan enrojecimientos en la piel. Además, no olvidemos que la sarna en perros puede ser consecuencia de una inmunodeficiencia (disminución de las defensas) producida por una enfermedad grave a la que hay que intentar poner remedio con rapidez.

Sin el tratamiento adecuado, si dejamos que la sarna en perros evolucione a sus anchas, el perro morirá en un plazo que puede oscilar entre los seis meses y el año.

Video de Sarna en perros:

Sarna en perros prevención

  • En primer lugar, y no solo para prevenir la sarna en perros sino otras muchas enfermedades, es proporcionar a nuestro compañero los cuidados y atenciones pertinentes para preservar su salud y mantenerlo en el mejor estado posible. Es fundamental mantener una buena higiene del perro y de su entorno, así como proporcionarle una alimentación adecuada. Tengamos en cuenta que un perro débil, mal alimentado, tendrá sus defensas deterioradas y hemos visto que una disminución de sus defensas puede ser el motivo de que pueda contraer la sarna en perros.
  • Evitar que el perro se relacione con perros callejeros. Los perros sin los controles sanitarios pertinentes es más fácil que estén enfermos y puedan transmitir la enfermedad.
  • Seguir el calendario de vacunaciones y realizar desparasitaciones periódicas, tanto externas como internas.
  • Ante la mínima sospecha de sarna en perros acudir al veterinario.

Sarna en perros tratamiento

Muy importante detectar lo antes posible la aparición de la enfermedad, los ácaros se reproducen con rapidez y la única forma de evitarlo es acudir cuanto antes a un profesional.

El veterinario establecerá la pauta de la medicación correspondiente para cada caso y conseguirá que tu perro restablezca su salud.

En este proceso de camino hacia la curación son importantes los consejos expuestos en la prevención, mantener la higiene adecuada y una correcta alimentación. Tu compañía y cariño serán también de suma importancia en este proceso.

No existen vacunas para prevenir la sarna en perros.

  • También re puede interesar:

Enfermedad de la garrapata en perros

–  Moquillo en perros. Síntomas y tratamiento