Saltar al contenido
HermanoPerro

OMEGA 3 PARA PERROS Toda la información

omegas para perros

Con toda seguridad que en más de una ocasión has oído hablar de los ácidos omega 3, incluso en los anuncios televisivos. Forman parte de muchos piensos que hacen hincapié en los beneficios de la suplementación de sus nutrientes con omega 3. Pero estos ácidos grasos omega 3 para perros porqué son importantes. En este artículo te vamos a contar lo fundamental que debes saber sobre los ácidos grasos omega 3 para perros, qué beneficios aportan a su salud,  dónde se encuentran y qué puede pasar si faltan en la alimentación de tu mascota.

Omega 3 para perros

Loa ácidos grasos omega 3 para perros son los mismos que para el resto de las especies. Donde más se han estudiado es en el ser humano, y los omega 3 para perros cumplen funciones similares que en el hombre.

¿Qué son los ácidos grasos omega 3?

El ácido graso omega 3 pertenece a la grasas poliinsaturadas, al igual que el ácido graso omega 6.

Sin entrar en muchos detalles, una breve explicación. El término grasa se utiliza en la alimentación humana para incluir todas las grasas y aceites que son comestibles. Bulgarmente se utiliza la palabra aceite para referirse a las grasas que son líquidas a temperatura ambiente, y el término grasa se utiliza para referirse, valga la redundancia,  a las grasas que a temperatura ambiente son sólidas. Dentro de las grasas distinguimos las saturadas y las insaturadas. Las grasas saturadas salvo algunas excepciones, como los aceites de coco y palma, son de origen animal y sólidas a temperatura ambiente. Las grasas insaturadas son en su mayoría líquidas y se encuentra en los aceites comestibles como el de oliva girasol y maíz. También en los pescados azules. Esta grasas insaturadas las subdividimos a su vez en dos, monoinsaturadas y poliinsaturadas. Bien, hemos llegado al meollo de la explicación, el ácido graso omega 3 es un ácido graso poliinsaturado (también el omega 6).

Los ácidos poliinsaturados omega 3 y omega 6 son ácidos grasos esenciales. La denominación como esencial hace referencia a que el organismo no lo puede producir, por lo que es necesario que su aporte se realice de forma externa, o a través de la dieta o como suplemento alimenticio.

Omega 3 para perros. Fuentes de omega 3

El omega 3 para perros lo podemos administrar a nuestra mascota de dos formas, en su alimentación o en forma de perlas de omega 3 para perros.

Si damos a nuestro perro una alimentación natural es necesario saber qué alimentos contienen omega 3. Los pescados azules como el salmón, los arenques, la carpa o el atún son ricos en omega 3. Entre los alimentos del reino animal, los pescados azules son la mejor fuente de omega 3. Las semillas de chía y de lino, el aceite de lino y de otras semillas oleaginosas, los frutos secos y las legumbres también contienen cantidades aceptables de omega 3, pero estos productos de origen vegetal son más difíciles de asimilar por el perro que los omega 3 de los pescados azules.

Existen piensos en el mercado enriquecidos con omega 3 para perros, pero como este ácido graso esencial se oxida con facilidad, si el saco del pienso lleva abierto tiempo, es posible que los omega tres añadidos no cumplan su función.

Si alimentas a tu compañero con pienso la mejor forma de suministrarle omega 3 es en forma de perlitas, que deberás dosificar según el tamaño del animal.

Omega 3 para perros. Beneficios

Todas las grasas son necesarias en la alimentación del perro (excepto las grasas trans). Lo que diferencia a los omega 3  del resto de las grasas, es que los ácidos grasos poliinsaturado (omega 3 y omega 6) no los produce el organismo del perro, por lo que su aporte debe estar en la dieta o en suplementos alimenticios y, además, tiene unas funciones que no poseen el resto de ácidos grasos.

La relación entre omega 3 y omega 6 tiene que estar correctamente proporcionada para que ejerzan los beneficios adecuados. Lo correcto es que esta proporción este entre 1/2 o 1/4 a favor del omega 6.

En la alimentación habitual del perro esta proporción es mucho mayor a favor del omega 6, por lo que el corregir esa desigualdad proporcionando al animal omega 3 para perros será beneficioso para su salud.

Sus beneficios en la salud están relacionados con las propiedades antioxidante y antinflamatorias del omega 3 para perros, además es beneficioso para el funcionamieto de la neuronas del sistema nervioso, la formación de la retina , la producción hormonal y el sistema inmunológico.

El omega 3 para perros es beneficios para:

  • Problemas de piel. Contribuye al buen estado de la piel y el pelo.
  • Procesos que cursen con inflamación, como artritis.
  • Depresión y otros problemas psicológicos en perros.
  • Problemas cardíacos y circulatorios.
  • Alergias.
  • Prevención de la enfermedad cancerosa.
  • Problemas relacionados con el exceso de colesterol o triglicéridos en perros.
  • En general, para el correcto funcionamiento del organismo del perro.

Omega 3 para perros, déficit

Las deficiencias de omega 3 para perros en la dieta del animal puede ocasionar una serie de trastornos difíciles de valorar que sean específicamente consecuencia de la carencia de omega 3. Su déficit producirá alteraciones en las funciones que el omega 3 para perros estimula y favorece, como problemas de piel, alergias, depresión, problemas circulatorios etc.

Para terminar, recordar que el omega 3 para perros hay que añadírselo a la dieta del animal, el no puede sintetizarlo.

El omega 3 para perros contribuye a mejorar la salud de tu mascota.

Si alimentas a tu perro con pienso una buena opción para suministrarle omega 3 para perros es en forma de perlitas, pero también puedes darle, de vez en cuando, un peco de salmón fresco u otro pescado azul, o bien abrirle una latita de atún, bonito o sardinas, el omega tres para perros se asimila mejor que en cualquier otra forma y  no tendrás problemas de pasarte con la dosis.

Cuando hemos mencionada las grasas en la alimentación de los perros, hemos colocado entre paréntesis las grasas trans, que no son beneficiosas, estas grasas trans son grasas vegetales calentadas a altas temperaturas (por ejemplo al utilizarlas para freír) por lo que se produce la hidrogenación de las mismas, resultando unas grasas nocivas para la salud.

También te puede interesar:

     – Calcio para perros