Saltar al contenido

Gatos y perros juntos. Consigue una buena amistad

gatos y perros

Gatos y perros, aunque pertenecen a especies distintas no tienen porqué ser enemigos, sino todo lo contrario, se puede llevar fenomenal. La idea, muy extendida, de que son enemigos naturales, no es cierta, pero para que se lleven bien, al igual que si fueran miembros de la misma especie, es necesario seguir una serie de pautas para que la convivencia no resulte un problema para ninguno de los dos.

Gatos y perros juntos ¿cómo pueden llevarse  bien?

Hacer que dos gatos se lleven bien, suele resultar más o menos sencillo. Pero, ¿y si hablamos de un perro y un gato? Llevarse como  perros y gatos es una frase muy utilizada en referencia a dos personas que se llevan mal, pero si actuamos de forma adecuada conseguiremos que gatos y perros juntos se lleven mejor que muchas personas, e incluso que sientan cariño mutuo.

Es fundamental crear un espacio seguro para ambos animales. Gatos y perros juntos, puede tener, en muchas ocasiones mejor relación que dos perros que conviven en el mismo ambiente, dada la manifiesta territorialidad de los canes. Esa posible lucha por el espacio no ocurre con gatos y perros juntos, el gato va más a su aire y no compite en ese aspecto con el perro.

Buena prueba del cariño que pueden sentir, y de hecho sienten, muchos perros y gatos es este video y las fotos que acompañan a este artículo sobre gatos y perros juntos. Seguidamente trataremos sobre algunas recomendaciones para conseguir una buena convivencia entre ambas especies.

Video que demuestra algo más que amistad entre gatos y perros

Nada menos que un rottweiler, un perro grande y que tiene fama de no hacer amigos con facilidad y ser agresivo con otros perros, se come a lametones de amor a un lindo gatito.

 

Consejos para lograr una buena convivencia entre gatos y perros juntos

Para que los gatos y perros juntos cohabiten y sean amigos, y no rivales en la misma casa, debemos considerar estas pautas:

1) Lo ideal es iniciar la convivencia entre perros y gatos cuando cuando ambos son cachorros.

 A cualquier edad es posible educar y lograr una buena relación entre ambos, pero no cabe duda que se educa mejor y más fácil cuando de comienza a edad temprana, y si la convivencia comienza cuando el perro y el gato son cachorros, todo será más sencillo. A esa edad ambos están interesados en jugar todo el tiempo, y aceptarán al otro como compañero de juegos de una forma natural, y desde pequeñitos se harán amigos.

gatos y perros

2) Paciencia, cada cosa a su tiempo, hay que evitar las prisas

Es normal que nada mas conocerse sean recelosos, sobre todo si no han convivido con animales de otras especies y ya no son cachorros. El proceso de adaptación entre ambos puede durar varios días. Aunque el primer contacto no haya sido positivo no te desanimes y ten un poco de paciencia, puede que en pocos días sellen una buena amistad.

3) Perro y gato deben estar tranquilos

Cuando llegue el momento de que se conozcan, ambos animales deben estar tranquilos, si no es así retrasa el encuentro. Es habitual que el gato bufe al perro y que éste ladre al gato, o que uno de los dos, sobre todo el perro, por la curiosidad, se muestre excitado y demasiado efusivo. En ese momento debes estar muy atento y controlar la situación, calmando al perro para evitar que el gato se asuste demasiado.

Una buena idea es hacer sonar música en la habitación donde se produzca el encuentro. Por supuesto, debe ser calmada e invitar al relax. Puedes utilizar esta música relajante para perros. Simplemente haz clic en el enlace y utilízala, ¡es gratis!

gatos y perros

4) Uno o dos días antes de presentarlos dale a cada uno un objeto del otro ( la manta en la que duermen, por ejemplo)

Esto les permitirá ir familiarizándose con su olor y que después no les resulte extraño.

5) Antes de presentarlo pon a cada uno en una habitación solo separados por la puerta

De esta forma se olerán y sentirán curiosidad por saber quien está detrás de la puerta.

6) Haz que cada uno de ellos te vea con el otro

Cada uno observará que que el otro no es extraño para ti y le dará confianza. Si cualquiera de los dos tiene un carácter nervioso, el proceso puede llevar varios días.

7) Proteger a los dos en sus primeros encuentros

En los primeros encuentros, sobre todo en el primero, mantén al perro sujeto con su correa para que no se lance hacia el gato con ímpetu, bien para curiosear y jugar, bien con aptitud agresiva. Controla también al gato, pues puede que se asuste e intente arañar al gato, debes estar atento para anticiparte a lo que pueda suceder, debes controlar la situación y anticiparte a los acontecimientos. Si ves que puede haber problemas, aplaza el intento y aguarda a otro momento mejor.

8) Forma de  presentar un gato a un perro

Cuando llegue el momento debes permanecer tranquilo, y puedes seguir los siguientes pasos:

  • Crea un ambiente relajado
  • El primer día júntalos en una habitación amplia durante unos 15 minutos para que se vean y vayan conociéndose. Si es necesario repite esto varios días seguidos.
  • Mantén al perro sujeto con la corre para que no se abalance sobre el gato y este se asuste, todo debe hacerse despacio.
  • Deja espacio al gato por si se quiere retirar.
  • Si el gato es muy asustadizo preséntalo metido en el transportín y deja que el perro se acerque, se olfatearán y empezarán a conocerse.
  • Cuando ya estén juntos estate muy pendiente y si ves algún signo de agresividad por parte de cualquiera de ellos sepáralos y déjalo parar el día siguiente.
  • Si todo va favorablemente prémiales a ambos con alguna chuchería, les hará coger confianza.
9) Separados al principio

Durante los siguientes días después de la presentación y hasta que no estés seguro que todo está muy bien, déjalos se parados si tienes que ausentarse.

>> Lee también los 10 mejores nombres para perritas con significado.

10) asigna a cada animal un espacio para su intimidad

Un lugar en el que se sienta seguro y pueda descansar. Que cada uno respete el espacio del otro, así como su cama.

11) Sus juguetes para cada uno

No dejes que se roben los juguetes, evitarás posibles conflictos.

12) Comederos separados

Incluso que coman en estancias separadas. Los perros comen más rápido que los gatos e intentarán comerse también su comida.

Gatos y perros juntos no siempre es posible

Hay casos que ni tan siquiera se debe intentar juntas gatos y perros, y si se intenta se deben extremar las precauciones.

 Con los perros de caza o guardianes sobre todo de razas grandes y ya adultos que ya han cazado o perseguido a otros animales es más difícil, pueden ver a los gatos como sus presas, y en estos casos, que el perro acepte compartir su espacio con un gato va a ser muy complicado.

Si el perro es cachorro, normalmente no habrá problema y se puede conseguir una buena convivencia entre gatos y perros.

Si te ha parecido interesante este artículo compártelo en tus redes sociales. También te puede interesar: