Saltar al contenido
HermanoPerro

DIABETES EN PERROS. Prevención y tratamiento

Diabetes en perros

La diabetes en perros, al igual que en gatos o en humanos está ligada al consumo de hidratos de carbono y se produce por falta o deficiencia de la hormona que controla la utilización de los hidratos de carbono, transformados en azúcar, por parte del organismo. Los perros son animales carnívoros, por lo que si comieran lo que deben, no tendríamos la necesidad de publicar este artículo., pero por desgracia para los perros, sus dueños cada vez los alimentan más a base de cereales y golosinas con un alto índice glucémico, produciendo alteraciones en el metaboloismo de la glucosa y obesidad, factores determinantes para que se desarrolle la diabetes mellitus en perros.

Diabetes en perros

La diabetes en perros es una enfermedad que afecta prácticamente a todos los órganos y sistemas del perro, y que si no se diagnostica y trata a tiempo puede producir graves secuelas, e incluso la muerte del animal.

La diabetes en perros es similar a la enfermedad en los humanos. Se debe a una deficiencia de insulina, que ocasiona el aumento de azúcar (glucosa) en la sangre del animal (hiperglucemia). La falta de glucosa puede ser total o parcial, o bien la insulina producida no puede realizar su función de facilitar energía a las células de los tejidos del organismo (resistencia a la glucosa).

Clasificación de la diabetes

Al igual que en los humanos, en los perros se consideran 3 tipos fundamentales de diabetes:

  1. Diabetes  tipo 1.( diabetes insulino-dependiente) – Se caracteriza por la falta total de producción de insulina. Es posible que sea la más frecuente en los perros y está asociada en muchas ocasiones a pancreatitis, que producen la destrucción de la células Beta del páncreas ebncargadas de la producción de insulina. También puede tener un origen autoinmune, en el que el organismo reacciona con trata las células encargadas de la fabricación de insulina y las destruye.
  2. Diabetes mellitus tipo 2. A diferencia con los humanos este tipo de diabetes no es la más frecuente en los canes, aunque la obesidad en los perros causa ( al igual que en los humanos) resistencia a la insulina y los problema derivados de las dificultades en la utilización de la glucosa por parte de las células, en los perros, la capacidad del páncreas para cubrir los requerimientos de insulina es mayor que en los humanos, aunque las pancreatitis en perros, relacionadas en muchas ocasiones con la obesidad, pueden ser causantes de la inflamación y la destrucción de las células beta, dejando al perro sin la posibilidad de fabricar insulina y produciendo la hiperglucemia característia de la diabetes.
  3. Diabetes en  la gestación. – Se produce cuando las perras engorda en exceso durante la gestación, desarrollando el síndrome de resistencia a la glucosa. Su pone riesgos tanto para la madre como para sus cachorrros.

Signos y síntomas de la diabetes en perros

Tres son los signos más frecuentes que se presentan en la diabetes en perros y que nos deben hacer sospechar que nuestro perro puede tener diabetes:

  • Poliuria. El perro orina con mas frecuencia y en mayor cantidad.
  • Polidipsia. Tiene más sed y bebe mucha agua.
  • Polifagia. Quiere comer a todas horas.

Estos 3 síntomas son consecuencia del aumento de la glucosa en la sangre del perro (hiperglucemia). El aumento de la diuresis, de la cantidad de orina en el perro diabético, obedece a un intento del organismo de disminuir su glucemia, elimina glucosa por la orina. El segundo término de esta enfermedad «mellitus» es de origen griego y significa miel, si probásemos la orina del perro diabético apreciaríamos que tiene un sabor dulce.

La polidipsia, las ganas constantes de beber agua, se debe a que el perro tiene la necesidad de reponer los líquidos que pierde por la orina.

La polifagia, el aumento de la sensación real de hambre en el perro con diabetes, se produce por que aunque existe gran cantidad de glucosa en sangre, ésta no puede ser utilizada por las células para obtener energía, bien porque existe déficit de insulina, bien porque ésta no pueda ser utilizada por las células (resistencia a la glucosa).

  • Pérdida de peso, se produce según el progreso de la enfermedad. Al no poder utilizar la glucosa, el organismo del perro moviliza la grasa de reserva del animal en un intento de conseguir energía para las células, produciéndose el adelgazamiento en el animal.
  • Cansancio, debido al déficit de energía
  • Cataratas, una de las complicaciones más frecuentes, evolucionan con relativa rapidez y son irreversibles. La edad del perro ( a partir de los 9 años) también influye en la producción de cataratas en la diabetes en perros.
  • Ceguera, por las alteraciones que produce la hiperglucemia en los vasos de la retina
  • Sequedad de la piel con la posibilidad de padecer infecciones.
  • Nauseas y vómitos.
  • Aumento de tamaño del hígado (hepatomegalia).
  • Infecciones del tracto urinario e incluso insuficiencia renal.

Diagnóstico de la diabetes en perros

Si observas alguno de los primeros síntomas que acabamos de mencionar (poliuria, polidipsia y polifagia), y sobre todo si aparecen 2 o 3 de ellos debes sospechar que tu perro puede tener diabetes, pero el diagnóstico de certeza sólo te lo dará tu veterinario al realizar las pruebas diagnósticas pertinentes.

las pruebas diagnósticas de la diabetes en perros son:

  • Análisis de orina del pero, para comprobar la existencia de azúcar (glucosa) en la orina.
  • Análisis sangre para comprobar que el nivel de glucosa es superior al normal. Se considera glucemia normal en perro a los niveles comprendidos entre 60 y 100 mg de glucosa en 100 ml de plasma sanguíneo. Valores por debajo de 60 se consideran hipoglucemia y valores por encima de 100 hiperglucemia. El análisis debe realizarse con el perro en ayunas durante las 8 horas previas a la prueba.

Si se detectan niveles anormalmente altos de glucosa, el veterinario debe realizar un examen general del perro para detectar posibles complicaciones asociadas a la diabetes y tratarlas con prontitud para evitar mayores problemas.

Prevención de la diabetes en perros

Para entender la diabetes en perros y prevenir, en la manera de lo posible, su aparición es necesario conocer las necesidades nutricionales de nuestros compañeros peludos, pues es aquí donde puede estar la clave (en muchas ocasiones) para evitar o corregir esta enfermedad.

El perro, canis lupus familiaris, es descendiente directo del lobo, y como él, es fundamentalmente carnívoro, aunque en la actualidad, después de muchos siglos de convivencia con el hombre su dieta es prácticamente omnívora (comen casi todo que les demos). La base de la alimentación de un perro deben ser las proteínas de origen animal y no los cereales, pero por desgracia para nuestros amigos peludos, los piensos que se fabrican, muchos de ellos, están formados mayoritariamente por cereales, que además son subproducto de la industria alimenticia para humanos.

La diabetes en perros es producida por la carencia o inutilidad de la insulina, hormona encargada de controlar la glucemia. El síndrome de resistencia a la insulina viene favorecido por la obesidad y la mala utilización de los carbohidratos en forma de glucosa por parte del perro, por tanto, si alimentamos a nuestro amigo básicamente con cereales estamos favoreciendo la obesidad y la aparición de diabetes en perros.

El metabolismo del perro está capacitado para sintetizar glucosa a partir de grasas y proteínas, y no necesita que le atiborremos a hidratos de carbono para que consiga la energía suficiente para que su organismo realice sus funciones correctamente.

Se debe tener en cuenta, para prevenir carencia y evitar la obesidad y la diabetes en perros, los requerimientos energéticos de cada raza, la época de la vida del perro, la actividad que realice e incluso la temperatura ambiente.

Primera conclusión para prevenir la diabetes en perros, proporcionar al animal una alimentación correcta, adaptada a su situación, donde la parte fundamental de su dieta no sean los hidratos de carbono sino los alimentos de origen animal. Esto se consigue proporcionando a nuestro compañero una dieta natural bien proporcionada y rica en productos animales, o bien, proporcionándole un pienso de calidad, que no se base en cereales de deshecho. Podéis consultar el artículo «mejor pienso para perros«.

Segundo pilar muy importante para prevenir la diabetes en perros, el ejercicio físico. Con el ejercicio físico se consigue disminuir la cantidad de glucosa en sangre, pues el animal la va consumiendo a medida que incrementa su actividad física. En la antiguedad, los perros realizaban mucho más ejercicio en su vida diaria debido a las labores que realizaban junto a los humanos, trabajos de pastoreo, guarda, caza, etc, pero en la actualidad los hemos acostumbrado a vivir en un espacio reducido donde su actividad física se limita (en demasiadas ocasiones) a los paseos que le programa su dueño para que haga sus necesidades, totalmente insuficiente para que el can desgaste energía, lo que favorece la aparición de sobrepeso, obesidad y diabetes, además de otras patologías (incluso psicológicas).

Tratamiento de la diabetes en perros

El tratamiento de la diabetes en perros tiene como finalidad conseguir que el animal lleve una vida lo más parecida posible a la normalidad, minimizando las posibles complicaciones de la enfermedad. Se basa en tres pilares fundamentales:

  • Administración de insulina
  • Alimentación adecuada
  • Práctica de ejercicio con regularidad

Alimentación adecuada: La alimentación del perro diabético debe estar adecuada a las condiciones corporales del perro, a la actividad física que realice y al momento de su enfermedad. El perro debe tomar una dieta indibidualizada, encaminada a conseguir y mantener el peso que le corresponda por sus caractrísticas. Se deben restringir los carbohidratos, sobre todo los de fácil absorción (azúcares sencillos) y proporcionar alimentos ricos en fibra que retrasan la absorción de la glucosa. Eliminar las golosinas hechas con hidratos de carbono y azúcar. Suministrar la cantidad de proteínas y grasas suficientes en una dieta equilibrada. Repartir la dosis de comida diaria en dos tomas.

Práctica de ejercicio con regularidad: El ejercicio físico del perro en la diabets es parte importante del tratamiento. El perro al activar sus músculos durante el ejercicio hace que la hiperglucemia baje, el ejercicio hace una función similar a la insulina, disminuye los niveles de glucosa en sangre. Es necesario programar una actividad diaria, varias veces al día  en el perro con diabetes, y la intensidad del ejercicio que cada perro debe realizar, debe adecuarse a la distintas razas de perro, a su estado físico y al estado en que se encuentre la enfermedad. Además ayudará a controlar el peso del animal y contribuirá a la prevención de posibles complicaciones relacionadas con la hiperglucemia.

Administración de insulina: Es imprescindible en la mayoría de casos de diabetes en perros, pero las pautas a seguir y la dosis a administrar dependen de diversos factores, que van desde el peso del perro, hasta la actividad diaria que realiza y el estado en que se encuentra la enfermedad, por todo ello el veterinario debe ser el que prescriba cómo y de qué forma se debe administrar insulina ante la diabetes de cada perro en particular.

En cuanto a la diabetes gestacional de las perras, en la mayoría de los casos se puede solucionar con una alimentación adecuada y la realización de ejercicio y, si surgen problemas el veterinario debe pautar ls medidas adecuadas.

En las perras diabéticas es recomendable su castración. Después del celo, la producción de la hormona progesterona por los ovarios de la perra tiene efectos negativos sobre la acción de la insulina.La diabetes en una perra castrada es más fácil de controlar.

 

También te puede interesar: